sábado. 13.04.2024

Buscar un remedio casero para quitar la tos es una buena decisión. Si bien la visita al médico debe contemplarse ante alguna afección grave, también hay opciones naturales y caseras para los síntomas leves con los del resfriado. 

Estamos seguros de que has escuchado sobre algún remedio contra la tos. Sin embargo, no todos los remedios caseros funcionan igual, algunos debes aprender a prepararlos en la dosis exacta, o tomarlos en el tiempo indicado. A continuación, te hablaremos de varios. 

  1. Tomar té con miel
  2. Tomar miel y limón
  3. Usar vapor de agua
  4. Preparar té de Jengibre
  5. Hacer gárgaras de agua con sal
  6. Realizar cambios en tu alimentación
  7. Tomar probióticos
  8. Plantas naturales como salvia o regaliz
  9. Mantenerse bien hidratado

Tomar té con miel

Miel

No hay nada mejor que la miel para la garganta, por ello, tomar un buen té de estos te hará sentir mejor de a poco. Son los favoritos para combatir resfriados, gripes y tos. Además, podrás combinarlos con muchos ingredientes y servirlo caliente varias veces por día.

La miel es conocida por sus propiedades antibacterianas y antiinflamatorias. Ayuda a calmar la irritación en la garganta y disminuir la tos. También actúa como un suavizante natural, lo que puede ayudar a aliviar la sensación de sequedad.

Asimismo, prueba agregando dos cucharadas de miel en una taza de agua caliente, tomarlos tres veces por día. Incluso puedes añadirlo como endulzante para otros tipos de té. 

Tomar miel y limón

Otro buen remedio casero para quitar la tos es tomar miel y limón. Esto puede venir en otro té, pero es de los favoritos para la afección. Ya hemos dicho que la miel para la garganta es excelente, pero si le añadimos limón, se potencia el efecto.

Primero, la miel calma la garganta irritada, ayuda a desprender flemas y combate la sequedad. Mientras que el limón tiene vitamina C y trabaja para fortalecer el sistema inmunológico, lo cual irá alejando cualquier virus.

Puedes tomar una taza de agua caliente, agregar un limón entero y una cuchara de miel. Tómalo las veces que quieras.

Usar vapor de agua

Los resfriados y gripes afectan mucho las vías respiratorias, por ello un remedio contra la tos es usar vapor de agua. Esto garantiza que obtengas la humedad necesaria para evitar sequedad en tu nariz y garganta. 

Al aspirar más vapor de agua, podrás aflojar las flemas y ayudar en gran medida con la tos. Inicia tomando baños calientes, también teniendo difusores cerca o haciendo inhalaciones, luego de hervir infusiones como eucalipto o menta.

Por otro lado, evita exponerte demasiado al calor ni quemarte con el vapor. Mientras que lo hagas con cuidado, te traerá beneficios. 

Preparar té de Jengibre

Jengibre, limón y miel
Jengibre, limón y miel

El jengibre es conocido por sus propiedades antiinflamatorias y antibióticas, lo cual lo hace protagonista dentro de los resfriados y remedios caseros para combatirlos. Un buen té te ayudará con la molesta tos en poco tiempo. Además, es excelente para las náuseas. 

Al tomar el té de jengibre, podrás ir sacando flemas, humedeciendo la garganta y disminuyendo los síntomas. Puedes hacerlo solo con agua caliente, o añadiendo un poco de limón y miel. Muchas personas aman mezclarlo para darle buen sabor, todo ayuda.

Recuerda no excederte, ya que su sabor es fuerte y puede ser repugnante al inicio. 

Hacer gárgaras de agua con sal

Hacer gárgaras de agua con sal es un remedio casero para quitar la tos muy antiguo. Incluso algunos médicos lo siguen recomendando junto con otras medicaciones, pero debes saber la razón.

Esta mezcla salina reduce la inflamación en la garganta y las vías respiratorias, elimina bacterias y afloja las flemas, lo cual no solo reduce la tos, sino que alivio el dolor de garganta. Mientras más mucosidad se vaya expulsando, menor será la tos.

Para prepararla, debes tomar una taza de agua tibia, mezclar una cucharada de sal y revolver muy bien. Dejar enfriar hasta que sea soportable en tu boca, después hacer gárgaras hasta terminar la taza. 

Realizar cambios en tu alimentación

La alimentación no es un remedio contra la tos, pero sí interfiere directamente con ella. La idea es que comas menos alimentos que provoquen irritaciones en tu garganta, e incluso bajen tus defensas para contraer resfriados.

Trata de evitar aquellas comidas que puedan ocasionar reflujo, algunas de ellas son: Café, grasas saturadas, alcohol, condimentos, chocolates, entre otros. Aunque puedes probarlo, deben ser en una medida equilibrada.

Además, si ya la tos está presente, es mejor que los evites hasta que desaparezca por completo. 

Tomar probióticos

Píldoras

Los probióticos pueden venir en suplementos o simplemente tomarlos desde los alimentos, pero es una opción favorable para evitar tener tos. No es un remedio directo, al igual que otros alimentos, pero sí fortalece tu sistema inmunológico.

En ese sentido, se ha demostrado que un sistema inmunológico fuerte y un sistema intestinal equilibrado, están asociados con menos afecciones respiratorias. En conclusión, debes iniciar con probióticos y olvidarte de la posible tos.

Si no quieres un simplemente directo, puedes probar con alimentos como: Encurtidos con zanahorias, yogur natural, queso cottage, mantequilla fermentada, entre otros. 

Plantas naturales como salvia o regaliz

Las plantas naturales siempre serán un buen remedio casero para quitar la tos. En este caso te hablaremos de la salvia o regaliz, dos muy popular que ayudarán a disminuir este síntoma.

Primero, la salvia tiene propiedades antisépticas, antiinflamatorias y expectorantes. Puede ayudar a calmar la irritación en la garganta y reducir la inflamación en las vías respiratorias. Mientras que el regaliz tiene propiedades expectorantes, lo cual hace que expulses flema y alivies la tos.

Puedes hacer infusiones con ambas y tomarlas varias veces por día. También venden algunas cápsulas para que sea mejor tomarlas. 

Mantenerse bien hidratado

Recuerda que mantenerte bien hidratado es vital para prevenir y aliviar la tos. La hidratación adecuada ayuda a mantener las vías respiratorias húmedas, esto hará que se expulse la mucosidad con facilidad y evites irritaciones. 

Además, la hidratación también es buena para mantener un sistema inmunológico saludable, lo que puede evitar resfriados y otras afecciones que causan la tos. Recuerda siempre tomar varios vasos de agua al día, al igual que otros líquidos como té e infusiones saludables.

Cuanto más agua tomes, tu cuerpo lo agradecerá. El mínimo son entre 8 y 9 vasos diarios, puedes repartirlos a lo largo del día. 

9 remedios caseros para curar la tos