lunes. 04.03.2024

En la actualidad, la tarima flotante es uno de los más utilizados en los hogares. Pero cómo hacer para limpiar correctamente la tarima es imprescindible para asegurar su larga duración y que reluzca es algo no siempre es sencillo. 

Es por eso que es importante conocer los cuidados, cómo limpiarla en cada caso, en función del tipo de mancha al que nos enfrentemos y saber qué cosas hay que hacer para evitar limpiar la tarima flotante a cada instante. ¡Con estos consejos conseguirás que luzca increíble! 

  1. El primer paso es aspirar la tarima
  2. ¿La tarima flotante se puede fregar?
  3. Cómo quitar manchas de la tarima flotante
  4. Qué errores debes evitar al limpiar la tarima
  5. Cuidados tarima flotante

El primer paso es aspirar la tarima

Para limpiar la tarima flotante, el primero paso es aspirar su superficie y asegurarse que se ha quitado todo el polvo, sobre todo para evitar arañazos o desperfectos ocasionados por el mismo polvo y la fregona húmeda. Puede quitarse con una escoba pero lo ideal es hacerlo con una aspiradora.

Porque haciéndolo con la aspiradora se recoge la suciedad a la perfección y todo el polvo que puede quedar sobre la tarima flotante, así como las pelusas y otro tipo de suciedades, teniendo en cuenta que se trata de un suelo liso y sin rugosidades.

Para un trabajo óptimo hay que asegurase de que la aspiradora está en modo cepillo y sin succionar con demasiada fuerza porque puede dañar la capa protectora de la tarima flotante.

¿La tarima flotante se puede fregar?

Es posible fregar la tarima flotante, pero es fundamental utilizar agua caliente y un poco de limpiador de suelos especial este tipo de pisos. En ese caso es importante echar poca cantidad de producto para evitar posibles daños en la capa protectora de la tarima flotante, que es la parte más delicada de la misma.

En cuanto a la fregona, hay que hacer que ésta quede lo menos húmeda posible al momento de pasarla. Es que si no se escurre bien, la fregona puede excederse con la humedad y provocar pompas en el suelo que luego son muy difíciles de arreglar.

También es clave tener en cuenta la frecuencia con la que se fregar la tarima flotante, ya que es un suelo liso y sin rugosidades y si se lo mantiene correctamente, no necesita una limpieza de este estilo de forma constante.

Esa frecuencia depende del sitio donde esté colocada la tarima flotante y el uso o tránsito que tenga la misma con el paso de los días, entre limpieza y limpieza. Para este tipo de pisos, lo recomendable es fregarla lo mínimo imprescindible, sobre todo en invierno, ya que se evita un exceso de humedad que puede alterar el piso, ocasionando que se levante o pierda ciertas propiedades como el brillo.

Cómo quitar manchas de la tarima flotante

Con el paso del tiempo es posible y prácticamente inevitable que con el uso, las tarimas flotantes terminen manchadas, incluso por algún derrame accidental de líquidos, comida, u otras sustancias, que tienen más posibilidades de ocurrir si en el hogar hay niños o mascotas.

Entonces, en el caso de tener que limpiar manchas de la tarima flotante debes tener a la mano estos trucos y técnicas que a continuación te aconsejamos: 

Manchas de chicles y cera

Lo mejor en este caso es utilizar una espátula de plástico. Hay que hacerlo de manera suave hasta despegar el chicle o la cera. Si queda una mancha se puede humedecer un trapo con agua caliente y un chorrito de vinagre. Siempre frotarlo desde el centro de la mancha hacia el exterior para evitar concentrar la mancha. Luego secar con otro paño para terminar el trabajo.

Manchas de grasa

Lo ideal es aplicar frío, para que la grasa impregnada se endurezca. Se puede aplicar cubitos de hielo dentro de su envase, envueltos en papel de aluminio, para evitar que la tarima flotante se moje al derretirse el hielo. Una vez endurecida la mancha, proceder a retirar los restos de grasa también con una espátula de plástico. Usar un trapo humedecido con agua muy caliente y vinagre para quitar los restos que puedan quedar.

Manchas de tacones y zapatos

Para quitar este tipo de manchas los ideal es limpiarla con una goma de borrar. Por lo general este tipo de manchas son superficiales y se pueden quitar fácilmente de esta forma. También se puede darle una terminación un trapo de algodón no tan húmedo (con agua), frotándolo hasta que se quite por completo.

Manchas de bolígrafo

Frente a la mancha de tinta del bolígrafo en la tarima flotante, eliminarlas frotando con un trapo humedecido en agua caliente y vinagre. Probar añadiendo un poco de alcohol al trapo, y luego con agua caliente y frotarlo finalmente con un trapo seco. Hacer una pequeña prueba en una de las zonas menos visibles del suelo para ver los resultados.

Manchas de pintura acrílica y esmalte de uñas

Para quitar manchas de pintura o esmalte en la tarima flotante, se puede utilizar un trapo de algodón humedecido con agua y jabón. Se lo puede también tratar utilizando un disolvente, pero ojo, porque podría dañar el color de la tarima.

Para manchas generales

Ante manchas convencionales que quizás no fueron posible quitar con la mopa, simplemente habrá que frotar manualmente con un trapo humedecido en agua y vinagre, una fórmula que suele ser muy útil para manchas menos complejas.

Qué errores debes evitar al limpiar la tarima

Hay una serie de errores que se deben evitar al limpiar la tarima flotante, que debes llevar en cuenta para no arruinar estos pisos que lucen tan bien pero que también son muy delicados. 

En primer caso no se debe utilizar ningún producto abrasivo, lo único que se consigue es estropear la madera y quitarle cualquier atisbo de brillo.

Tampoco se debe pulir la tarima o utilizar cera. No se deben incluir estos métodos para la limpieza de la tarima flotante porque es posible que se arruinen los materiales sintéticos. Tener en cuenta que estos materiales no responden adecuadamente ante el lijado ni tampoco se nutre con la cera, sino que queda pegajosa y resbaladiza y empeora la situación.

Cuidados tarima flotante

Hay una serie de cuidados que se deben tener en cuenta para conservar correctamente la tarima flotante. Es obvio que al ser un lugar de paso se va a ensuciar y habrá que fregarlo cuando se haga la limpieza del hogar.

Es común, en este sentido, que se ensucie al caminar con el calzado, que se tape de polvo, que acumule migas y otros restos de alimentos, como líquidos derramados y también la propia humedad. Todo esto puede arruinar la tarima flotante. 

Para cuidar la tarima flotante de manera correcta y no dañar, toma nota de estos consejos.

  • Cuidado con la humedad: No mojar en exceso a la hora de limpiar la tarima flotante. Escurrir bien la fregona para evitar derrames de agua, de lo contrario este piso puede terminar pringoso, pegajoso y deslucido. Hasta pueden aparecer manchas opacas frente a un exceso de humedad.
  • Cuidado con el sol: Hay que tener también cuidados frente al sol, igual que con el agua en un suelo de tarima flotante. El sol destiñe el color. Si el piso se expone en diferentes momentos del día al sol, por ejemplo, a través de una ventana, la solución es colocar cortinas y evitar la incidencia de los rayos solares en el suelo. De esta manera se cuida la calidad y el brillo habitual que tiene la tarima flotante. 
  • No entrar directamente con los zapatos de la calle: Es recomendable quitarse el calzado antes de entrar de la calle al ambiente donde esté instalada una tarima flotante. Es que se puede traer de todo en los zapatos, como bacterias y mucha suciedad. Por este motivo lo ideal es entrar sin el calzado o usar alfombras para limpiar el calzado antes de entrar y pisar el piso de tarima flotante.

Cómo limpiar la tarima flotante: consejos y trucos