/*MKT-2243*/
jueves. 08.12.2022

Me duelen las piernas como si tuviera agujetas: 15 razones

Te presentamos las 15 principales razones por las cuales puedes sentir dolor en las piernas como si tuvieras agujetas. 
Dolor en las piernas similar al de las agujetas
Dolor en las piernas similar al de las agujetas

Es posible que alguna vez hayas pensado "¿Por qué me duelen las piernas como si tuviera agujetas?" sin haber realizado ejercicios o tal vez si hiciste todo lo necesario para evitar agujetas después de hacer deporte

Son varias las causas por las que puedes sentir dolor en las piernas como si se tratara de agujetas y que no están relacionadas con hacer una rutina en el gimnasio ni tampoco con salir a correr por las tardes. 

Ten en cuenta los siguientes consejos y recomendaciones si estás sintiendo que te duelen las piernas como si tuvieras agujetas porque incluso puede ser motivo para consultar a un especialista. 

  1. Me duelen las piernas como si tuviera agujetas durante y después del entrenamiento
  2. Me duelen las piernas como si tuviera agujetas sin haber entrenado
  3. ¿Cuándo acudir al médico?

Me duelen las piernas como si tuviera agujetas durante y después del entrenamiento

Puede ocurrir que aparezca el dolor en las piernas como si se tratara de agujetas durante y después de entrenar, por lo que hay que tener en cuenta que existen varias causas que pueden provocar esos dolores musculares.

Si bien es recomendable consultarlo con tu médico, a continuación detallamos las posibles causas relacionadas con dolores en las piernas como si se tratara de agujetas.

Lesión muscular

Puede tratarse de una lesión muscular como una rotura fibrilar, lo cual en general da mucho dolor y a veces impide seguir entrenando. 

Para esto es importante consultar al médico especialista de inmediato para que indique el tipo de lesión y cuál es el tratamiento a realizar según la lesión detectada. 

Sobrecarga

Si se trata de una sobrecarga, se aliviará a los 4 o 5 días de aparecer, en el caso de que sean leves. SIn embargo, si se trata de una zona que soporta el peso corporal pueden necesitar un tiempo de recuperación más extenso. 

Se puede optar por tomar reposo y hacer masajes para aliviar y recuperar el músculo afectado.

Los sobreesfuerzos pueden ocasionarnos dolores tras el entrenamiento
Los sobreesfuerzos pueden ocasionarnos dolores tras el entrenamiento

Contractura muscular

Hacer un esfuerzo inadecuado puede terminar en una contractura muscular, una contracción involuntaria del músculo que se extiende en el tiempo generando dolor, inflamación y dificultad para mover la zona.

Es importante hacer masajes en la zona, pero debemos consultar al médico especialista en caso de que la molestia no cese. 

Dolor muscular por agujetas

El clásico dolor de agujetas posterior al entrenamiento, que puede aparecer hasta 48 horas después, no conlleva demasiadas complicaciones. 

Para mitigar el dolor por agujetas, es clave hacer un buen calentamiento previo al ejercicio de rutina, hidratarse y realizar un estiramiento adecuado de los músculos que se trabajaron al ejercitarse. 

Déficit de minerales

No contar con los niveles nutricionales adecuados como falta de calcio, magnesio, potasio o sodio, suele tener consecuencias en el cuerpo, al que se afectan directamente en la recuperación. 

Lo importante es seguir una alimentación saludable y variada y, además, consultar al médico por si es necesario consumir algún multivitamínico que aporte los micronutrientes esenciales para el cuerpo. 

Me duelen las piernas como si tuviera agujetas sin haber entrenado

También puede ocurrir que el dolor en las piernas como si tuviera agujetas se deba a otras causas que exceden a la actividad deportiva realizada. 

Los motivos de estos síntomas puede ser variados y los explicamos a continuación. 

Fibromialgia

La fibromialgia es una enfermedad autoinmune y es una de las enfermedades reumatológicas más comunes que tiene mayor prevalencia en mujeres. En general, quienes la padecen sufren una mayor sensibilidad al dolor en distintos puntos del cuerpo. 

Para tratarla, al ser una enfermedad compleja, debe ser tratada por un reumatólogo y requiere de un abordaje multidisciplinario con una estrategia terapéutica.

Alteraciones en la columna (estenosis, espondilolistesis, hernia discal...)

El dolor en las piernas puede también deberse a algunas alteraciones en la columna y podría ser causado por lesiones a nivel de las vértebras. 

En busca de una solución, si bien puede tratarse de una patología y es recomendado consultar siempre a un médico, también se puede colocar una compresa tibia en el lugar del dolor puede aliviarlo. 

Además, un médico puede recomendar tomar antiinflamatorios y la realización de fisioterapia sin es necesario. 

Mala circulación sanguínea

El dolor de piernas también puede deberse por una mala circulación de la sangre en los miembros inferiores, que afecta principalmente a los mayores, pero que también puede hacerlo en los más jóvenes. 

El dolor en este caso surge espontáneamente a cualquier hora del día, indican los especialistas, pero empeora luego de pasar algún tiempo en la misma postura, sentado o de pie.

Para atenuar el dolor de piernas por mala circulación, la persona puede acostarse boca arriba con las piernas elevadas durante 30 minutos. Un médico puede indicar medicamentos para ayudar a la circulación y hasta el uso de medias de compresión elástica. Si se sospecha de trombosis se debe acudir rápidamente al hospital.

Levantar las piernas para aliviar el dolor
Tener las piernas en alto para aliviar el dolor

Tenosinovitis

En el caso de la tenosinovitis, se trata de una lesión que, si bien afecta al tendón, el daño mayor está en la estructura que permite el deslizamiento adecuado de los tendones. Se trata de la capa que recubre al tendón, que está inflamada y genera el dolor. 

Si se trata de una tenosinovitis, lo mejor siempre será confirmar el diagnóstico con el médico, que puede indicar alguna aplicación de hielo en la zona o incluso pomadas antiinflamatorias. 

Absceso de muslo

Los abscesos surgen a partir de bacterias, hongos u otros gérmenes que entran en el cuerpo y provocan una infección en la parte ósea (osteomielitis) o en la parte blanda (celulitis).

En todo caso, es mejor acudir a la consulta con un médico porque es probable que los especialistas indiquen antibióticos por vía oral o pueden recetarnos algún analgésico, si es necesario.

Crecimiento óseo (en niñ@s y adolescentes)

Los niños y adolescentes pueden sentir dolor en las piernas a causa del mismo crecimiento óseo que están experimentando en su cuerpo. En general los médicos indican que esto se puede dar alrededor de los 3 a 10 años. No se trata de una alteración grave.

El dolor suele darse alrededor de la rodilla, pero también podría afectar toda la pierna, alcanzando el tobillo.

Un remedio casero para aliviar el dolor sería colocar unos cubitos de hielo en un trapo o calcetín y hacer una compresa en la región dolorida, durante 10 a 15 minutos. Esto ayudará a aliviar el dolor. También se aconseja un masaje con crema hidratante o aceite de almendras antes de dormir, por ejemplo.

Miositis

El dolor en las piernas como si tuvieras agujetas también puede deberse a la miositis, una inflamación muscular que según los especialistas puede ser grave.

Las causas de la enfermedad pueden ser variadas, aunque en general son más frecuentes las de naturaleza autoinmune. La miositis puede estar relacionada con el cansancio estando parado o caminando, cuando nos tropezamos con facilidad o cuando tenemos problemas al tragar o respirar.

Para combatirla, se recomienda hacer terapia de rehabilitación en la piscina, algo que puede ayudar a mantener la movilidad articular durante los episodios agudos de enfermedad.

Artritis o artrosis

El dolor en las piernas también puede deberse a enfermedades que afectan al aparato locomotor, como la artritis o la artrosis. En estos casos hay además dolor en las articulaciones y rigidez en los miembros, el cual puede aumentar de forma progresiva.

Para detenerlo, se puede aplicar de manera casera y como paliativo (antes de un diagnóstico médico) una compresa caliente sobre la articulación afectada durante 15 minutos aproximadamente. 

Los especialistas que tratan la artritis y artrosis son los médicos reumatólogos. 

Dolor en la ciática

Las alteraciones del nervio ciático pueden causar dolor en las piernas. En este caso, la persona siente un dolor que se expande hasta la espalda, glúteos, en la parte de atrás o lateral del muslo y puede inclusive afectar el tobillo.

También puede estar acompañado de sensación de hormigueo o debilidad en las piernas. El dolor puede sentirse como pinchazos, puntadas o ardor y aparece súbitamente.

Los especialista recomiendan colocarse una compresa tibia en la región donde se presenta el dolor. Se debe dejar actuar durante 20 minutos, evitar esfuerzos, como levantar objetos pesados, y hay casos en los que puede ser necesario tratar con fisioterapia. 

Durante el embarazo

En el embarazo, el aumento en la producción de estrógeno y progesterona, hormonas que generan un incremento del volumen sanguíneo en el organismo, termina por causar una dilatación en las venas de las piernas y dolor en la zona. 

Se puede aliviar esta situación acostándose boca arriba con las rodillas dobladas y luego hacer un ejercicio de estiramiento de la columna y descansar con las piernas elevadas. 

Dolores en las piernas durante el embarazo
Dolores en las piernas durante el embarazo

¿Cuándo acudir al médico?

Si bien es importante siempre consultar al médico para confirmar o descartar cualquier diagnóstico, ante casos puntuales relacionados con el dolor en las piernas podemos llegar a evitarlo si la intensidad y la persistencia no son muy elevadas.

De todas formas, debemos tener siempre en cuenta lo siguiente para saber cuándo acudir al médico por dolor de piernas como si tuviera agujetas

  • El dolor localizado y muy intenso en la pierna.
  • Rigidez en el muslo o en la zona de la pantorrilla.
  • En caso de fiebre alta.
  • Hinchazón en los pies y los tobillos. 
  • Sospecha de fractura.
  • Cuando el dolor no permite trabajar.
  • Cuando se experimenta dificultades para caminar.

Me duelen las piernas como si tuviera agujetas: 15 razones