sábado 27/11/21

En decoración de interiores, la tendencia anual cambia al igual que ocurre en la industria textil. En este 2021, es el estuco veneciano el sistema decorativo de paredes que llega con fuerza para conseguir acabados deslumbrantes en salones, cuartos de aseos o dormitorios

El estuco veneciano no es otra cosa que un acabado en pintura que logra un efecto de enorme parecido al mármol. Si se quiere brillo en las paredes de las habitaciones y demás estancias, esta es, sin lugar a dudas, la técnica que hay que aplicar. El nombre deriva del toque de distinción clásico que alcanzaban los palacios venecianos clásicos en el Renacimiento, con todo el estilo italiano elevado a la máxima potencia. Es, por tanto, un aliado de la alta decoración, una opción para conseguir el más elegante de los espacios.

Cómo aplicar el estuco veneciano

Este producto deberá aplicarse sobre una pared sin grietas completamente limpia y sin irregularidades. Se necesita tener cierta pericia y experiencia para lograr un buen resultado, ya que no es un revestimiento sencillo de trabajar. El estuco veneciano está compuesto por cal natural y cierta cantidad de polvo de mármol, que es lo que le va a dar esa apariencia de brillo al final.

Las herramientas necesarias serán el cubo para la mezcla del estuco, una espátula y una llana para la aplicación, lijas para la terminación y la habitual cinta de carrocero usada para proteger aquellas partes que no se vayan a pintar.

1er paso. La mezcla

En primer lugar, una vez se tenga la superficie completamente limpia y lisa, se tiene que preparar la mezcla en el cubo destinado a crear el estuco. La proporción vendrá determinada por el fabricante, como regla general, un saco de 45 kilos se va a llevar unos 7 litros de agua. Para que este compuesto no quede excesivamente húmedo, hay que calcular unos 150cc de agua por cada kilo de estuco.

Así mismo, se deberá tener claro cuál es el aspecto final en cuanto a color, para lo que hay que comprar, aparte, el tinte deseado, verterlo y agitar la mezcla hasta que quede completamente homogéneo con el tono elegido. Otra opción es ir a la casa de pintura y que te lo ofrezcan completamente preparado.

2º paso. La aplicación

Para una correcta aplicación del estuco veneciano se usará una llana, con esta herramienta se formará la primera capa sobre la pared, intentando que quede lo más uniforme posible. Cuando se vea suficientemente lisa, se esperará un tiempo prudencial para que se seque, tiempo que vendrá indicado por el fabricante de la mezcla usada. Posteriormente, se eliminará con la espátula o con una lija las posibles imperfecciones que se aprecien.  

Una vez que se aprecie un buen trabajo, se procederá a la proyección de una segunda capa. Del mismo modo, el mayor esfuerzo irá dirigido a eliminar imperfecciones y a que quede completamente liso. Después, se dejará secar durante un día entero. Al día siguiente, se aplicará una última capa.

3er paso. La última capa

Este último paso es decisivo y, también, el más complicado. Es aquí donde deberán aparecer las vetas de mármol. La aplicación deberá ser de forma irregular, dejando algunos huecos sin relleno, dejar que se seque durante al menos media hora, y para finalizar habrá que cubrir toda la pared con cera para estuco, que será la que le confiera el brillo característico del mármol. La aplicación de esta cera se llevará a cabo con un trapo haciendo círculos sobre la pared.

La cera para la última capa

La mayoría de las ceras comerciales para esta última capa van a requerir un aporte de calor para que se vuelvan blandas. Las más demandadas no suelen necesitar más de 40 ºC para poder trabajar bien con ellas.

Existen unas máquinas especializadas en derretir estas ceras, muy económicas y pequeñas que consiguen esta función de manera rápida y fácil. No obstante, la mayoría de estas ceras están preparadas para derretirse usando el microondas o al baño maría sin esfuerzo.

Para aplicarlas hay que tener cierta precaución, ya que puede llegar a quemar al operario. Es importante valorar el factor de elasticidad, con ella el cliente podrá obtener mayores beneficios y utilidades en su uso. Cuanta mayor elasticidad, más fácil será manejarla y más tiempo se podrá trabajar con ella.

Otros elementos a considerar son la presentación (de 500 gr o 1 kg), el aroma, la forma para retirarla, la hidratación, posibles contraindicaciones, posibilidad de mezclar con otras ceras, precauciones, versatilidad, precio…

Mantenimiento del estuco veneciano

Para terminar, cabe recordar que las paredes decoradas con estuco veneciano requieren de cierto mantenimiento, no porque se estropee el color, sino para mantener su brillo. Se recomienda limpiar cada año las paredes con agua y desengrasante y aplicar, posteriormente, una capa de encerado para protegerlo.

No obstante, en líneas generales, el estuco veneciano tiene una vida más larga que la pintura convencional, por lo que resulta una gran elección para el hogar y con ese simple mantenimiento se mantendrá perfecto por mucho más tiempo.

Qué es el estuco veneciano y cómo aplicarlo